Al caminar, la primera parte del pie que toca el suelo es el talón. Luego, gradualmente, se va apoyando toda la superficie hasta los dedos. Por esto, necesitas que tu calzado tenga una suela flexible y mayor capacidad de doblar la parte delantera que los zapatos de correr. Es importante que puedas girar y doblar el área de los dedos. Hay fabricantes como New Balance y Brooks que hacen zapatos especiales para caminar.

Busca un zapato que sea ligero y permita “respirar” a tus pies. Lo último que deseas es un zapato para caminar demasiado pesado.

Asegúrate de que el zapato calce apropiadamente. También debes asegurarte de que tus dedos tengan el suficiente espacio. Debe sobrar un espacio de aproximadamente 1,25 cm (media pulgada) entre tus dedos y el borde del zapato, y debe haber espacio suficiente como para que tus dedos se muevan libremente. El tacón debe ser firme y el zapato no debe quedar apretado en ninguna parte, pero especialmente en el área del arco del pie.

Pruébate un zapato nuevo al final de un día de trabajo o luego de caminar, de modo que tus pies estén ligeramente hinchados. También, asegúrate de usar los mismos zapatos que utilizas al caminar. Esto puede hacer una gran diferencia en la forma en que calza el zapato. Pruébate los zapatos de ambos pies, pues puede que no sean ambos del mismo tamaño (¡en serio!)

Camina por unos minutos sobre una superficie dura. Vale la pena el esfuerzo para encontrar los zapatos adecuados, y también vale la pena gastar un poco más de dinero.

Usa los zapatos nuevos dentro de la casa por unos días para probarlos. No te aventures a salir a caminar hasta que estés seguro de que los zapatos te quedan bien. (Si los zapatos no te quedan cómodos, seguramente querrás cambiarlos, y no podrás hacerlo y sales con ellos y se ensucian).

Lleva registro de cuántos kilómetros has caminado con tus zapatos, y cámbialos por otros nuevos cada 450 a 800 kilómetros (300 a 600 millas). Si tus zapatos son muy ligeros, si tienes sobrepeso o le das un uso intenso a los zapatos, probablemente te durarán solo unos 450 kilómetros. Para extender la vida del calzado, asegúrate de usarlo solo cuando salgas a caminar. También es útil tener dos pares de zapatos para alternarlos en tus caminatas.

 

 

CategoryModa, ropa
Logo_footer   
     © 2017 Bellocentro diseñado por Wikpis

Síguenos en nuestras redes