Según las estadísticas, el mayor numero de divorcios se suceden tras las vacaciones de verano en familia, un momento en el que la pareja, agobiada de pasar tanto tiempo juntos, cree conocer demasiado a su compañero, decidiendo poner fin a una relación cuya naturaleza es más palpable que nunca cuando, precisamente, las escapadas deberían simbolizar una inyección de energía en la misma. Con esta premisa no queremos alarmarte, de hecho moverte por el mundo junto a tu amado puede convertirse en una de las mejores experiencias de la vida, si bien siempre dependerá del tipo de persona y, quizás, de si siguen estos 7 consejos para unas vacaciones en pareja.

 

#1 Un destino común

cada integrante de la pareja tiene unos determinados gustos y terminas cediendo ante la opción de una sola persona que, además, se aleja totalmente de tu destino ideal, las vacaciones no pueden empezar con peor pie. Procura equilibrar los gustos y elegir un destino que los satisfaga a ambos por igual. ¿Uno prefiere cultura? ¿El otro playa? Entonces déjate caer por Andalucía, Túnez o Grecia. ¿Y los niños? ¡Pero yo quería un destino cultural! ¿Has pensado en París o Hong Kong? De este modo no acumularán esas típicas rencillas que desembocan en “deberíamos haber viajado a Cancún”, “te lo dije”, “nunca me escuchas” o “siempre hacemos lo que tú quieres”.

#2 División en los preparativos

Otra situación que puede sumarle algo más de tensión al viaje es aquella en la que, a la hora de reservar un vuelo, preguntar dudas en la agencia o buscar hoteles, una sola persona se encarga de todo. Si, además, ambos integrantes llevan un mismo ritmo de vida estresante las consecuencias y recriminaciones no tardaran en llegar. Procura tener iniciativa, colaborar y, una vez hayan elegido el destino propicio, céntrate en repartir las tareas de los preparativos por igual.

#3 Que haya espacios

Cuando viajas en pareja, hacerlo todo con tu compañero no es obligatorio. Puede que a él le guste practicar snorkel y a ti leer en la playa, que uno prefiera adelantar trabajo desde el lounge del hotel mientras el otro pasea por los mercados cercanos al mismo. No es bueno aplicar este concepto de independencia en un viaje durante toda su duración, pero sí en ciertos momentos en los que cada uno quiera dedicar una hora o dos a realizar una actividad de preferencia personal.

#4 Algo atrevido

La complicidad es una de las mejores armas de cualquier pareja e improvisar durante un viaje puede aumentarla más de lo que te imaginas. Salteen lo establecido y viajen a ese lugar que no entraba en sus planes, atrévanse a saltar en bungee desde ese puente tan famoso aún cuando nunca lo habían practicado, tengan sexo en la playa como en aquellos años de adolescencia, apúntense a una jornada de voluntariado con etnias locales… hagan algo que, simplemente, no estaba previsto en sus planes.

#5 Cultivar el romanticismo

Una cena romántica en la playa, un regalo que has ido corriendo a comprar en ese bazar antes de que él despierte, una mañana a bordo de un yate y confidencias en la proa o una tarde de happy hour que desemboque en algún que otro baile y una noche de sexo loco… si no cultivas el romanticismo o la pasión durante un viaje, ¿cuándo lo harás? No sólo te ayudará a rejuvenecer el vínculo sino que les demostrará que sólo es necesaria una escapada para equilibrar las diferencias o insatisfacciones durante la vida diaria.

#6 ¿Niños?

Sí, las parejas también viajan con niños, algo que, por otra parte, no debe ser visto como un impedimento al romance y las sorpresas, sino como un añadido para que la familia interactúe en un destino apropiado y desconecte de la rutina diaria. No obstante, dejar una noche a los niños al cuidado del servicio de niñeras que ofrecen algunos hoteles o en un jardín de infancia durante una breve escapada matutina les sentará bien para disfrutar de ese tiempo a solas con la persona que quieres. Todo es compatible.

#7 Un viaje largo

No es lo mismo una semana de descanso en las playas de la Riviera Maya que una travesía de backpacking a través de un país… el descanso, a pesar de ser necesario, también desemboca en una cierta rutina aún estando de viaje y, aunque muchas parejas lo creen necesario, ciertos tipos de viaje no se equiparán a otros, como es el caso de ese Camino de Santiago, aventuras con mochila a la espalda y acampadas bajo las estrellas, un tour por diversas ciudades. cuanto más reto suponga el viaje, mayor será la complicidad, distracción y dinamismo en la pareja.

Con estos consejos para ir de vacaciones con tu pareja no queremos confirmar que todas las parejas que viajen juntas tengas serios problemas de convivencia, sino tan sólo aportar ciertas pautas para esas parejas que no pasan por un buen momento o, simplemente, para aumentar, aún más si cabe, el romance y complicidad en una pareja ya consolidada y feliz. Consejos que nunca sobran y están destinados a hacer de tus vacaciones las mejores de tu vida.

Tomado de: https://www.vix.com/es/imj/mundo/147257/7-consejos-para-disfrutar-unas-vacaciones-con-tu-pareja

Categoryamor
Logo_footer   
     © 2017 Bellocentro diseñado por Wikpis

Síguenos en nuestras redes