Por lo menos una vez a la semana seguro tendrás que ir al supermercado. Y si no te organizas, probablemente tengas que ir varias veces. El problema es que, cuantas más veces vas al supermercado, más probabilidades tienes de gastar más dinero y realizar compras superfluas, que afectan tanto tu cintura como tu bolsillo.

Por eso, te servirá esta guía para ir de compras al supermercado y que sea una experiencia más eficiente y económica.

 

  1. Antes de ir al supermercado
  •  Antes de salir revisa tu despensa y organiza los artículos que tienes.
  • Deshazte de todo aquello que haya caducado o sepas que no vas a utilizar; dona lo que puedas y tira el resto.
  • Trata de organizar tu despensa siguiendo el mismo modelo que el supermercado utiliza para organizar sus góndolas: enlatados, pastas, cereales, etc.
  • Una vez que esté organizada la despensa, haz una lista de compras.
  • Añade a la lista todo aquello que utilizas con frecuencia, como leche, huevos, mantequilla, pan y otros alimentos básicos. 
  • También ayuda mucho planificar con antelación el menú semanal y agregar a la lista los artículos que no tienes en la despensa.

Tener una lista de compras es esencial para ahorrar tiempo y dinero en el supermercado.

 

  1. En el supermercado

Ahora que tienes la despensa organizada y una lista de compras, ir al supermercado es fácil.

  • La clave es seguir la lista al pie de la letra, y evitar gastos superfluos. 
  • La única excepción es cuando hay un artículo que usas con frecuencia en oferta, por lo tanto, si es un alimento no perecedero, aprovecha la oportunidad para surtirte.
  • El mejor momento para ir al supermercado es después de comer; de esta forma te sentirás menos tentada a comprar alimentos que se te “antojen”, porque no tendrás hambre. Esto es especialmente válido si vas de compras con niños, a quienes siempre se les antoja algo. Si están satisfechos es menos probable que pidan que les compres golosinas.
  •  Mientras estás en la fila esperando tu turno en la caja, aprovecha a organizar los artículos de forma similar a como están organizados en tu despensa. De esta forma, la cajera empacará tus artículos en las bolsas ya ordenados, y luego te será más fácil guardarlos cuando llegues a casa.

 

  1. Cuando vuelves del supermercado
  • Cuando vuelves del supermercado, toma todos los artículos comestibles de las bolsas y organízalos, según las prioridades. Los alimentos que necesitan refrigeración deben ser los primeros en ser guardados.
  • Si pudiste organizar los artículos antes de colocarlos en la bolsa, ya estarán ordenados, por lo que todo lo que tendrás que hacer es sacarlos de la bolsa y colocarlos en el lugar que les corresponde, dependiendo de si son comestibles, artículos de tocador o de limpieza.
  • Dependiendo de cómo esté organizada tu despensa, puedes prescindir de los anti-higiénicos envases en los que vienen los alimentos, como por ejemplo los fideos, el arroz, el azúcar, la harina, etc., que puedes almacenarlos en prácticos tarros plásticos, de metal o de vidrio.

Seguir estos sencillos pasos para organizar tus compras en el supermercado te permitirá ser más eficiente y ahorrar dinero, así como también tener tu cocina y tu casa más ordenada. 

 

Fuente: https://www.vix.com/es/imj/gourmet/7916/3-simples-secretos-para-ahorrar-dinero-y-tiempo-al-hacer-las-compras

 

Logo_footer   
     © 2017 Bellocentro diseñado por Wikpis

Síguenos en nuestras redes